Ozark no es la nueva Breaking Bad (pero está buena igual)

MEH | Ozark | Netflix
MEH | Ozark | Netflix

Muchas son las veces en las cuales Netflix parece poner todo su aparato de comunicación en la difusión de todos los detalles de sus producciones, creando tanta expectativa como podamos imaginar o soportar. Pero otras veces la plataforma de streaming decide ir por un camino algo más humilde, al punto en el que parece que casi no comunica. Casi no nos cuenta el gran secreto que tiene guardado y Ozark fue uno de esos casos.

Para nosotros la historia inicia cuando Marty Byrde (Jason Bateman) un agente financiero que lava dinero para uno de los carteles mexicanos, empieza a sospechar que su mujer lo está engañando. Y es en este remolino de emociones que no solo su vida personal parece derrumbarse sino también su vida laboral, ya que descubre que su socio estuvo robando dinero. Con una capacidad verborrágica impecable, termina salvando su vida (y la de sus hijos) proponiendo un nuevo modelo de negocios que implica mudarse a Ozark. Pero, como es ficción, nada resulta tan fácil como lo imagina y este pequeño pueblo costero tiene toda una serie de intrincadas tramas.

Ozark fue creada por Bill Dubuque y Mark Williams y producida por Media Rights Capital (House of Cards, The Dark Tower y Baby Driver); entre el grupo de directores encontramos a Daniel Sackheim (quien trabajó en todas las grande series de los últimos años: Better Call Saul, The Man in the High Castle, Game of Thrones, The Americans, The Walking Dead, The Leftovers), Andrew Bernstein (Little Big League, 12 Monkeys, Eraser, Batman & Robin) y Ellen Kuras (editora de fotografía de Eternal Sunshine of the Spotless Mind). Pero no solo el detrás de cámara está repleto de nombres que conocemos, sino también su elenco: desde Jason Bateman (quien también dirige cuatro episodios) hasta Laura Linney, pasando por Julia Garner (The Americans), Jordana Spiro (My Boys), Jason Butler Harner (Scandal, Ray Donovan), Esai Morales (Criminal Minds, Chicago P.D, How To Get Away With Murder) y Peter Mullan (Olive Kitteridge, Top of the Lake).

MEH! | Ozark | Netflix | Foto de prensa
MEH! | Ozark | Netflix | Foto de prensa

Qué nos atrapó de la historia

Soledad: No es ningún misterio que Ozark es mi serie típica. Es mi lugar común. Es la producción bajo la cual siempre caigo. Me encanta ver dramas que tienen una puesta en escena con desafíos estéticos pero que, al mismo tiempo, se tratan de historias que no tienen tanta complejidad. Tuve la suerte de poder verla unas semanas antes de que estrenara en la plataforma y sufrí el castigo de tener que dejarla cortada porque me habían habilitado tan solo la mitad de los episodios. En lo personal las dos cosas que más me atraparon fueron, por un lado, verlo a Jason Bateman, quien creo que dio uno de sus mejores papeles en esta serie. Por otro lado me parece que Ozark tiene una paleta de colores absolutamente atrapante. Dedicada a los colores fríos, con predominancia en los azules y celestes, termina armando un aura casi noir en una historia que no tiene nada que ver con el género.

La verdad fue una sorpresa. Una muy grata.

Leticia: Venía esperando el estreno de Ozark porque el trailer prometía y el póster me daba una vibra de misterio muy Edgar Allan Poe. Tengo que admitir la sorpresa al ver a Jason Bateman tan pero tan bien en su Marty Byrde, porque en general no es un actor que me convenza demasiado. No soy fan de Arrested Development y las comedias de matar a los jefes me parecieron bastante pobres. Pero acá está tan bien, tan convincente en su Marty que parece poder con todo pero en realidad está rebalsado y no puede expresarlo, que me conquistó.

La estética es hermosa y me recordó mucho en su paleta de colores a mi amada Bron/Broen, con esos tonos fríos, como bien decías. Podría pensarse que en un contexto de lugar vacacional como es el pueblo de Ozark estos colores podrían quedar medio a trasmano (nada de playas brillantes ni sombrillas coloridas). La sensación que me dio es que esa elección estética es casi un personaje más, que nos ayuda a entender qué le pasa a Marty y a su familia

Saber construir personajes

Leticia: Creo que este es uno de los aciertos más importantes de Ozark. Sin tener que irse a flashbacks eternos, pudimos entender perfectamente qué motivaba a cada uno de los personajes. La personalidad de Marty se establece desde su casi obsesión con el orden y el deber ser. Su esposa, desde el hastío de un matrimonio que ya le otorga poco. Y sus hijos no son un adorno sino que sufren la mudanza repentina desde el lugar genuino de dejar a sus amigos y su cotidianeidad de lado. Lo del hijo con las armas y los animales estuvo muy bien armado, no se sintió forzado, siendo que es fácil caer en la gran Dexter. La gente de Ozark y los narcos, que por ahí vemos menos tiempo en pantalla, también tiene intenciones definidas. No hay titubeos al momento de darle a cada personaje un objetivo claro en la historia, que sea orgánico y la haga avanzar.

MEH! Ozark | Netflix | Foto de prensa
MEH! Ozark | Netflix | Foto de prensa

Soledad: No son tantas las series que podemos decir que todos sus personajes colaboran con la historia, tienen una construcción interesante y que no molestan o quedan a medio camino. Creo que la gran riqueza de Ozark está en sus personajes y que se permite trabajarlos de una manera que es muy interesante y, además, no siempre lo vemos. Me gustó mucho que la familia, en su totalidad, supiera el problema con los narcos y que la mujer estuviese involucrada en la decisión de “lavado de dinero: si o no”. Amé con locura a Jacob y Darlene Snell, creo que son de los mejores personajes que tiene la serie y que no solo se permiten crecer muchísimo sino también sorprendernos a un nivel casi inimaginable.

Por qué se la compara con Breaking Bad. Por qué no es ni parecida.

Soledad: En algún punto siempre creo que podemos comparar todas las series y, sobre todo, cuando se meten dentro de un mismo género. Pero decir que Ozark es igual a Breaking Bad porque: hombre común + metido en negocio turbio + cosas que salen mal… creo que no es solo simplificar sino también decir que “Todas las series son Breaking Bad”. En lo personal yo no creo que esta comparación tenga sentido: la historia, con similitudes, tiene muchas diferencias; los personajes tienen recorridos completamente distintos; la propuesta estética es totalmente diferente y hasta los ritmos narrativos lo son. Creo que las comparaciones valen la pena cuando vienen a aportar algo y no cuando son sólo  “por hacer y decir”.

Leticia: En todos lados se podía leer esta comparación y, al leer los distintos análisis, nunca llegué a comprender por qué las veían tan iguales más allá de lo que vos decís. No encuentro nada de Walter White en Marty, ni de Skyler en su esposa, por ir a lo más fácil. La premisa es de las más comunes dentro del género y lo bueno que tienen ambas series es que saben darle una vuelta de tuerca para que no sea más de lo mismo. Vuelvo a uno de nuestros caballitos de batalla: no se trata tanto de qué contás sino del cómo. Tal vez en ese punto sí puedo decir que las dos, Ozark y Breaking Bad, saben atraparte a fuerza de una historia consistente, con personajes multidimensionales, estética atractiva y ritmo sostenido. Que, al fin y al cabo, son elementos que podemos encontrar en muchas series que consideramos muy buenas/excelentes.

¿Hay espacio para una segunda temporada?

Leticia: La rápida renovación creo que nos dejó pensando en eso. Personalmente creo que sí, que con el devenir de los hechos de los últimos episodios hay un abanico interesante de cosas por explorar. Para ser una primera temporada, pasaron muchas cosas. No fue solo una introducción a la historia que luego se iría desenrollando poco a poco. Pasó de todo pero sin cortar camino y hay muchas partes en juego con mucho que perder: los Langmore, los Snell, el FBI, ni hablar de los mismísimos Byrde.

Soledad: Siguiendo un poco con lo que venís diciendo, creo que el giro (impresionante) del final demuestra que todavía hay muchísima tela por cortar. Dentro de las líneas narrativas, la del FBI fue la que más me aburrió pero es cierto que algo vendrá de ese lado, tenemos la nueva asociación con los Snell y “lo que se viene” del cartel. No sé si se trata de una serie que pueda desarrollar cinco temporadas (¿quién sabe estas cosas?) pero creo que es una historia que puede dar tres temporadas muy pero muy dignas.

Ficha técnica

  • Género: Drama criminal y Thriller.
  • Episodios: 10.
  • Creador: Bill Dubuque y Mark Williams.
  • Elenco: Jason Bateman, Laura Linney, Sofia Hublitz, Skylar Gaertner, Julia Garner, Jordana Spiro, Jason Butler Harner, Esai Morales, Peter Mullan y Lisa Emery.
  • Productores ejecutivos: Jason Bateman, Chris Mundy, Bill Dubuque y Mark Williams.
  • Productora: MRC Television, Aggerate Films, Zero Gravity Management, Headhunter Films: Man, Woman and Child Productions.
  • Fecha de estreno: 21 de julio de 2017.
  • Se puede ver en: Netflix

¿Sos fan de las series de televisión? Seguinos en Twitter o Facebook . También podés seguir a las chicas MEH!: LetiBellini o SoleVenesio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s