The Handmaid’s Tale: cuando el timing define a la serie

MEH! The Handmaids Tale
The Handmaid’s Tale | hulu

Aunque parezca una locura, hace ya varios meses que empezamos a hablar sobre cuáles fueron las mejores ficciones del año. Es que 2017, al contrario de tendencias anteriores, se caracterizó por un primer semestre muy fuerte y un segundo que aflojó un poco. Es en este contexto que “The Handmaid’s Tale” logró invadir todas nuestras pantallas, comentarios y amor seriéfilo.

Así que decidimos que, después de arrasar con los EMMYS 2017, teníamos una excusa perfecta para hablar de esta serie.

¿Alguien puede pensar en los niños?

Leticia: Miedo. Fascinación y miedo es lo que me generó esta TREMENDA serie de hulu. Desconocía por completo esta historia, no sabía de la existencia del libro sino hasta que salió la serie y qué bueno es sorprenderse tanto con un relato tan acorde a los tiempos que corren y que, como mujeres, son tan especiales para nosotras. Nunca había sentido una serie desde un lugar tan involucrado con algo que no puedo dejar (ni elijo dejar) de ser: mi condición de mujer.

Porque la historia de The Handmaid’s Tale es sobre no poder escapar de ser lo que sos y que eso determine el resto de tu vida, sin que puedas elegir absolutamente nada. Como charlamos ya tantísimo, el tema del cuerpo es predominante porque es sobre esos cuerpos y esas voluntades (de casi todos los habitantes de Gilead, no solo sobre las criadas) que el control se ejerce sin piedad, sin excepción y sin humanidad. Lo peor es que la identificación se da porque es algo a lo que estamos acostumbradas y digo “nosotras” porque justo cuando la serie estaba en emisión, en Estados Unidos un político del que no recuerdo el nombre, nos redujo a incubadoras, a seres que solo sirven para el propósito de llevar a término un embarazo que dé como resultado un bebé saludable.

Asco, impotencia, decepción, bronca. Todo lo que la serie provoca pega el doble, como pega todo lo que conocemos de primera mano.

Creo que The Handmaid’s Tale nos invita a pensar la realidad en la que estamos desde un rol absolutamente activo, en la que si no hacemos lo que necesitamos por nosotras mismas, nadie lo hará. Porque si no lo hacemos, aquellos que creen que pueden decidir por el todo, van a arrogarse poder sobre nosotras solo por ser lo que somos.

Otro punto interesante que quiero resaltar y sin que sea un llamado al sexismo, es que ver la serie siendo hombre o siendo mujer es una experiencia absolutamente diferente. Busqué hombres que la hubieran visto para comentarla y encontré muy pocos, pero más a medida que corría el boca en boca. Y aún así, es notorio cómo el análisis desde el afuera, desde no ser víctima (porque eso son las mujeres en Gilead, víctimas, más allá del lugar que ocupen en el sistema de castas que han establecido) sesga la mirada e impide darse real cuenta de lo que pasamos y sufrimos a diario. Desde la guarangada callejera al destrato durante el parto, pasando por situaciones sociales cotidianas que, cuando las relatamos, horrorizan a muchos pero no a tantos.

Soledad: Creo que es este típico caso de una cadena siendo verdaderamente inteligente con la forma de comunicar y anunciar una serie. Desde el momento en que empezó la producción hasta cada instancia de confirmación, logró contarlo todo con afiches super poderosos pero también sin castigarnos ni gastarnos. Generó expectativa (está Elisabeth Moss, imposible no tenerlas) pero sin que ese hype atroz nos cansara. Así que, en mi experiencia, fue difícil no llegar con un montón de información pero desde un buen lugar: desde el entendimiento en el que  solo mirando ibas a terminar de descubrir y comprender de qué se trataba todo lo que está contando.

Junto con esto también creo que es excepcional el timming que esta serie tuvo: tanto a nivel mundial donde las luchas femeninas tomaron una nueva voz y empuje, así como local cuando mujeres y hombres se enfrentan a un gobernante como Donald Trump. En esto pienso que es excepcional el trabajo que hacen sobre la construcción del cuerpo y en este caso voy a coincidir con Elisabeth, a quien creo que la golpearon innecesariamente. Para mí The Handmaid’s Tale no es necesariamente un relato solo feminista y creo que sí toma valor la idea de la funcionalidad del cuerpo. “El cuerpo cumple una función” y si tu cuerpo no coincide con las necesidades sociales, sos eliminado. Digamos, creo que hay una narrativa muy importante sobre la mujer (quien narra el relato, a quien vemos sufrir por las constantes violaciones, quien es desmembrada y cosificada es una mujer) pero también lo es para el hombre. Y este me parece el punto más enriquecedor para de la historia en donde, personalmente, me gusta pensarla como “poderosos vs marginales” al contrario de “hombres vs mujeres”. Sonará fuerte pero el relato es: a unas las violan y a otros los matan. Y ambas situaciones sufren de una violencia indefendible.

Con esto en el sombrero también creo que, en nuestra condición de mujeres, nos resulta más fácil acercarnos a una historia como The Handmaid’s Tale porque es algo que vivimos y tememos todos los días de nuestras vidas. El hombre (injustamente generalizando) no tiene esos miedos y debe lograr un extrañamiento hacia algo que apropió como natural y normal. Extrañamiento que no todos están dispuestos o abiertos a hacerlo.

El otro día iba caminando y me dí cuenta que le tengo miedo a todos los hombres. Al desconocido y al que estoy conociendo… mi punto de partida es siempre el miedo, miedo a lo que me pueden hacer. Voy caminando y, no importa el aspecto físico o la edad, algo dentro mío se prende como una alarma que me dice “Prestá atención. Tené cuidado. Caminá rápido. No te distraigas”.

En definitiva, vivo alarmada.

MEH! The Handmaid's Tale
The Handmaid’s Tale | hulu

El cambio, a veces, es progreso

Soledad: Con el libro leído y terminado tan solo unos días después de que la serie se despidiera, lo primero que puedo decir es que estoy feliz de que haya una segunda temporada y que Margaret Atwood esté involucrada. No tengo ninguna duda de que la historia lo necesita. Necesita seguir siendo contada.

Con esto ya dicho, me gustó muchísimo el tipo de adaptación que hicieron y demuestra, una vez más, que la idea que defendemos desde MEH! sigue presente. No hay fórmulas para las adaptaciones pero sí deben traer algo nuevo e innovador para el que es lector y que la historia sea alcanzable para aquel que no lo es.  Aunque a mí me hubiese gustado ver un poco más de la madre de Offred porque creo que es un personaje super interesante y que hacía algún tipo de contrapunto; la verdad es que la adaptación me hizo verdaderamente feliz.

Si tienen ganas, los invito a leer la nota que publiqué en Revista OHLALÁ! Sobre las diferencias más importantes que hay entre libro y serie.

Leticia: Estoy leyendo el libro ahora mismo y estoy disfrutándolo de una manera diferente al visionado que hice de la serie. A la serie la sufrí, me pegó mal y hubo momento en que tuve que dejar para más adelante algún que otro episodio porque resultaba muy dolorosa la experiencia. No porque haya pasado algo tan extremo sino por la potencialidad, por el hecho de sentir que el día de mañana algo pueda llegar a ocurrir y estar de este lado, del no poder decidir sobre mi cuerpo, sobre mi vida, mi trabajo y mi dinero (por decir ejemplos básicos, ni hablar de tener prohibido leer).

Voy por la mitad de la novela y todo lo que veo que no fue adaptado tal cual, es porque en la serie tuvo una funcionalidad diferente y funcionó perfecto. Creo que lo de la madre puede llegar a cobrar fuerza en una segunda temporada, de hecho me da la sensación de que no terminamos de recorrer el imaginario de Offred en la serie, sino que tuvimos un primer vistazo como para ubicarnos en tiempo, espacio y circunstancias. Ahora, con esta nueva maternidad por delante, creo que pueden llegar a traer a la madre y sus particulares características a la narrativa. Sobre todo por lo que implicó para ella la maternidad, la elección de tener a su hija y su militancia en el feminismo (que un poco vimos cuajado en Offred/June y Moira.

Ahora que lo pienso, June (el verdadero nombre de Offred, que en la novela se insinúa pero en la serie se corrobora) es la diosa griega del matrimonio, la “diosa madre” y “fuerza vital”. Y en Hera, su contraparte romana, es la diosa de la maternidad. Ay Margaret, adoro tus sutilezas.

Amarlos, odiarlos u olvidarlos.

Leticia: No hubo un solo personaje que no fuera brillante, por más chiquito o secundario que le tocara ser. Todo el electo está perfectamente elegido para el papel que le toca interpretar. ¿Qué decir que E. Moss? Ya sabíamos que es una bestia, que su Peggy de Mad Men marcó a fuego una era de la televisión. Sabíamos que lo que hizo en Top Of The Lake es también brillante (serie que no amo pero respeto muchísimo) y su Offred no hace más que sentarla en el Olimpo de los grandes actores que estamos teniendo el placer y la felicidad de ver en la tele que tanto amamos. No dudo en ponerla al lado de Cranston, mi referente en lo que a actores televisivos se trata. Pero si tengo que elegir un personaje, elijo a ése que me retorció las tripas y me dejó muda mirando a la pantalla, sin poder de reacción: Serena Joy. No tengo palabras para definir el enorme trabajo de la bastante poco valorada Ivonne Strahovsky, a quien amo desde su polifacética Sarah Walker de Chuck. Serena es responsable directa, autora intelectual de todo aquello en lo que los Estados Unidos se convirtieron. Porque el problema de la infertilidad es mundial pero solo USA hubo un golpe político-religioso que descabezó al gobierno. Su marido (buen personaje Waterford, solo aceptable Joseph Fiennes) fue solo mano ejecutora de sus planes para poner el funcionamiento algo de ese “feminismo doméstico” que predicaba en su libro. Qué loco que una vez instaurado el régimen las mujeres perdieran el derecho a leer y ella no pudiera siquiera acceder a su obra. Por su culpa, claro, algo que no parece molestarle salvo cuando su marido, mucho menos inteligente y comprometido con la causa que ella, derrapa y la hace sentir el peso de la nueva ley. Serena predica el sometimiento pero para con las otras, como sus ya varias criadas. Cuando ella es quien lo sufre, es lo suficientemente inteligente como para esquivar la regla y salirse con la suya. Incluyendo su necesidad imperiosa de tener un hijo sin importar el cómo.

Muy bien logrado desde la sobriedad el Nick de Max Minghella y excelente la Moira de Samira Wiley, que se asienta en otro rol queer fuerte, como el que tuvo en OITNB. No quiero olvidarme de la tía de Ann Dowd, que parece que nació para hacer de obse con causas extrañas.

Soledad: Yo sí creo que hay personajes que podrían haberse trabajado mejor, lo que no significa que “The Handmaid’s Tale” no sea una serie brillante y magnífica. Por mi lado, mi personaje favorito es la Tía de Ann Dowd. Un personaje que sin duda emocionalmente le costó  muchísimo y que, por lo que estuve leyendo, parece que sufre lo mismo que otros actores que interpretaron a grandes villanos: rechazo por parte de los fans. Más que merecido el EMMY que ganó hace poquito y, desde mi corazón, me levanto a aplaudirla eternamente.

También me puso muy contenta que desarrollaran un poco más al personaje de Luke (O. T. Fagbenle) aunque no sé si realmente le permitieron contar su historia. Con esto, creo que hubiese sido mucho más interesante ver a una Serena Joy y un Comandante más adultos porque el relato toma (verdaderamente) otro tono.

MEH! The Handmaid's Tale
The Handmaid’s Tale | hulu

Algunas preguntas que nos quedaron en el tintero

Leticia: ¿El bebé de Offred/June es realmente de Nick? ¿Para qué lado juega Nick? ¿Es realmente parte de la resistencia o solo está arrastrando a Offred/June a un red center hasta que tenga a su hijo, para que luego la maten? ¿Podrán Moira y Luke (el marido de Offred/June) ayudarla a escapar? ¿El Comandante Waterford tomará represalias para con Serena Joy? ¿Los altos jefes tomarán medidas contra Waterford?

Soledad: Mi mayor pregunta está alrededor del destino de Offred. En este momento (ya ví la serie dos veces, aunque suene una locura) realmente creo que Nick la está protegiendo y no la está mandando al muere. Por lo cual me sorprendería muchísimo que esto no sea así. Por otro lado mi gran pregunta es ¿Cómo va a seguir la historia? Ya sabemos que el libro termina ahí y el destino de Offred es bastante incierto pero ¿Cómo expandirán la historia que, aparentemente, tiene arcos narrativos como para completar cinco temporadas? Una locura que quiero ver ya.

Información sobre la serie que puede interesarte

The Handmaid’s Tale se desarrolla en un distópico 2005, en el que la sociedad entró en ruina, los recursos se agotaron y la humanidad enfrenta una de las peores crisis de reproducción. Ante esto, en Estados Unidos, un grupo extremista toma el poder e impone un sistema de reorganización social en donde, tanto mujeres como hombres, cumplen una función de acuerdo a determinadas características. Y cuando hablamos de función, nos referimos al uso más plano y llano de la palabra que puedan imaginar: la criadas son las únicas mujeres fértiles y, por eso, su trabajo es poner su cuerpo al servicio de un grupo de hombres poderosos,con el único objetivo de la reproducción.

La historia está narrada desde el punto de vista de Offred (“de Fred”) cuando es asignada a la casa del comandante Fred Waterford y su esposa Serena Joy (una ex estrella de televisión evangelista). Con un uso excepcional del recurso de la voz en off, la acompañamos en su día a día, al mismo tiempo en que revivimos junto a ella su pasado.

Creada por Bruce Miller, uno de los puntos más interesantes es que Margaret Atwood intervino en el proyecto y es una de las productoras ejecutivas junto con Elisabeth Moss, quien encabeza un elenco conformado por Joseph Fiennes, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel, Madeline Brewer Ann Dowd, O. T. Fagbenle, Max Minghella y Samira Wiley.

  • Género: Drama. Ficción distópica.
  • Creador: Bruce Miller
  • Basado en: “The Handmaid’s Tale” de Margaret Atwood
  • Elenco: Elisabeth Moss, Joseph Fiennes, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel, Madeline Brewer Ann Dowd, O. T. Fagbenle, Max Minghella y Samira Wiley.
  • Productores ejecutivos: Bruce Miller, Warren Littlefield, Reed Morano, Daniel Wilson, Fran Sear y Ilene Chaiken.
  • Productoras: Margaret Atwood y Elisabeth Moss.
  • Productora: MGM Television, White Oak Pictures, The Littlefield Company, Daniel Wilson Productions Inc.
  • Emite: hulu
  • En Argentina la serie va a ser transmitida por Paramount TV.

¿Sos fan de las series de televisión? Seguinos en Twitter o Facebook . También podés seguir a las chicas MEH!: LetiBellini o SoleVenesio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s