American Gods: preludios de una guerra

MEH! La review

Entre los estrenos seriéfilos más fuertes de este año, las adaptaciones literarias están a la orden del día: desde Big Little Lies, pasando por The Handmaid’s Tale y llegando a American Gods, podemos afirmar que lo mejor de la televisión 2017 pasa por la reinterpretación y ampliación de universos literarios existentes.

La nueva serie de Bryan Fuller y Michael Green para Starz (que estrenó el 30 de abril y con una primera temporada de ocho episodios ya concluida) adapta la novela homónima de Neil Gaiman y no solo expande las historias de sus personajes sino que las actualiza y abre el debate sobre qué es creer en el Siglo XXI.

Ojo que esta nota está llena de spoilers,

no digan que no les avisamos.

La historia

Conocemos a Shadow Moon (Ricky Whittle) en la cárcel cuando, a pocos días de salir y reencontrarse con su esposa Laura (Emily Browning), siente que algo no anda bien. Ese presentimiento se confirma cuando las autoridades de la prisión le informan que Laura murió en un accidente de auto y que lo van a liberar un par de días antes para poder asistir al funeral. En el vuelo de regreso a Eagle Point (su pueblo) se cruza con un tipo charlatán que tiene un ojo medio raro que se hace llamar Wednesday (Ian McShane), quien le ofrece trabajo de guardaespaldas. Shadow acepta solo cuando se entera que su esposa murió mientras le daba sexo oral a su mejor amigo. Si su mundo ya se estaba desmoronando ante la viudez, esta patada al corazón lo deja perdido y sin un propósito en la vida,  con el sentimiento de ya no tener nada que perder.

MEH! La review

Así es como Shadow y Wednesday comienzan un periplo por las carreteras de los Estados Unidos, intentando reclutar a viejos dioses venidos a menos para unir fuerzas ante una guerra inminente contra los nuevos dioses (Comunicación, Tecnología, Globalización, Ciudad)

¿El detalle no menor? Como si el pobre Shadow no tuviera que adaptarse a una realidad en la que pensar en nieve implica hacer caer nieve, Laura revive al entrar en contacto con una moneda mágica. Todo muy normal.

¿Personajes? Un montón

La serie tiene una cantidad ingente de personajes. Dioses viejos, nuevos, los minions de cada grupo, los humanos que se ven afectados por sus acciones…
Cuando hay tantos personajes es necesario jerarquizarlos. Si bien la historia se centra en Shadow y Wednesday, todos los demás dioses tendrán su momento de brillo, ya sea al conocer la historia de cómo llegaron a América o por la importancia que tienen en su relación con Wednesday y la guerra por venir (no importa si por afinidad o por oposición).

El Wednesday de Ian McShane (más dios que nunca)  es uno de los grandes aciertos de casting de estos tiempos. Con la dosis justa de picardía e hijaputez, lo que resulta encantador es el oficio de McShane para lograr que sea entrañable un estafador y mentiroso, que no dudará un segundo en hacer lo que haga falta para lograr sus objetivos.
Su relación con Shadow Moon es algo extraño, porque en realidad la construcción de Shadow es extraña en la serie. Ricky Whittle no es un gran actor, siempre le han tocado roles de sex symbol musculoso sin demasiada profundidad, por lo que no esperaba demasiado de él. Su Shadow en un primer momento convence, pero con el pasar de los episodios pierde fuerza ante la importancia que ganan las historias secundarias. Al margen del error narrativo que eso supone, Whittle no tiene el poderío actoral para sobreponerse a eso. Su personaje solo brilla en compañía de otros y eso le resta puntos.
Sobre la Media (Comunicación) de Gillian Anderson solo diré (por ahora) que es perfecta.

Si bien el Mr. Nancy de Orlando Jones o el Czernobog de Peter Stomare sobresalen dentro del panteón de viejos dioses por presencia escénica, de los viejos dioses la que me resultó por lejos más interesante es Bilquis (Yetide Badaki).
Esta diosa de la sexualidad, reina de Sheba, necesita de la adoración y la entrega total de aquellas personas con quienes tiene sexo. Cuando esa adoración llega al clímax, ella los absorbe por su vagina y sus partenaires flotarán para siempre en el éxtasis de lo que parece una representación literal de la frase “polvo cósmico”.

MEH! La review

Párrafo aparte para el magnífico Mad Sweeney de Pablo Schreiber, a quien solo tenía identificado por su muy buen Pornstache de OITNB. Sorpresa y personaje preferido, todo en uno.

La adaptación

Como solemos distinguir en MEH!, adaptar, interpretar, basarse o inspirarse son cosas diferentes. Y, con American Gods, es imperativo entenderlo: Bryan Fuller y Michael Green (quienes escribieron la mayoría de los guiones de la temporada) hicieron todo eso, todo junto, No sé si es una ventaja o desventaja tener al mismísimo Neil Gaiman trabajando con ellos. El resultado es no solo la narración de la historia de Wednesday reclutando y Shadow pasando del escepticismo a la fe sino una expansión del universo preexistente. Una expansión necesaria si la idea es narrar estos sucesos durante varias temporadas. Poco importa ya que muchos fans antiguos del libro estén odiando que Laura tenga tanto protagonismo o que la temporada no terminara en una reunión que en el libro es fundamental para el futuro de la historia. Yo también esperaba otra cosa, pero lo que vi no me pareció desacertado sino una apertura hacia rumbos que desconocemos.

MEH! La review

Lo cierto es que nunca una serie/película va a ser como lo que uno imaginó al leer el libro porque, como ya he dicho alguna otra vez, estamos viendo lo que otra persona imaginó al leer lo mismo que nosotros. Y de imaginar a llegar al lenguaje televisivo, hay un tramo demasiado grande. Uno puede imaginar cómo es que Bilquis absorbe gente por la vagina, pero de ahí a poder narrarlo en imágenes y que esas imágenes generen el efecto que tienen que generar, hay meses de escritura, planificación y facticidad a nivel presupuesto.
En este contexto, vale aclarar que los primeros episodios son bastante más fieles al libro que el resto de la temporada.

El primer gran cambio es la historia de Laura, que en el libro no es narrada y si bien en un principio no parece tener sentido conocer ese trasfondo de su angustia existencial, sí cobra relevancia con el pasar de los episodios.

MEH! La review

También cambian algunas historias sobre el origen de algunos dioses y se agregan otras que no existían como la de Vulcan (Corbin Bernsen). Este segmento fue cuidadosamente curado por Gaiman y tiene todo su apoyo. En Estados Unidos este episodio seis, centrado en Vulcan y su pueblo lleno de gente blanca armada hasta los dientes,  generó una gran controversia. A muchos norteamericanos les molestó que los muestren como amantes de las armas que se dedican a matar latinos en la frontera. A veces lo más difícil es mirarse en el espejo y que no te guste lo que ves.

Algo similar pasa con los Jesuses que aparecen en el último episodio. En la edición original de la novela, a Jesús solo se lo menciona al pasar mientras que, en la publicada por el décimo aniversario, Gaiman decidió agregar un epílogo en el que Shadow se cruza con él y que, en lo personal, me resultó bastante poco sustancioso. Solo diré que lo que hicieron en la serie en relación a Jesús es mucho más interesante que lo poquito que hay en el libro.

Narratividad, aspectos estéticos y “fullerismos”

Tengo un serio problema con el exceso de rimbombancia de Bryan Fuller. Si bien me encanta que sea un volado y se la juegue con elementos estéticos que se corren de lo ordinario (algo que manejó magistralmente en Hannibal), a veces tanto delirio hace que la narrativa pierda fuerza. La escena en animación digital que nos muestran mientras Salim (Omid Abtahi) y el Jinn (Mousa Kraish) tienen sexo, no tuvo nada de sentido. Salim y el Jinn realmente logran una conexión, no solo sexual sino de energías y de voluntades. Ninguno de ellos quiere ser quien es, sino que quiere ser otro. Esa unión se refuerza por la química entre los actores, que resulta  perfecta y palpable.

Lo que estaban contando era tan interesante que no era necesario sumergirse en esos efectos exagerados de CGI. Toda la construcción previa entre ellos, los pequeños roces de manos, el delicado desprender de los botones de una camisa pasa absolutamente a un plano menor cuando te meten a dos muñecos transparentes, carentes de gestos, tirados en la arena, como si se tratara de un jueguito porno berreta. La poesía de ese encuentro de dos almas afines que en ese momento se complementan, queda reducido al hecho sexual mecánico arruinando una escena que, hasta el momento, era de las mejores de la serie.

Más allá de alguna que otra escena como esa, el resto estuvo muy bien. Pero… American Gods llega después de Legion y, en mi opinión, eso le juega un poco (bastante) en contra. Este año, la serie de Noah Hawley ya había hecho cosas alucinantes a nivel visual, por lo que siento que American Gods no terminó de ser todo lo sorprendente que esperaba. Como dijo Sole, tuvo mala suerte con el timming de estreno y estoy  completamente de acuerdo.

Si bien todo ese onirismo volado de Fuller a veces se va por las ramas, sí reconozco que lo visual está puesto en pos de la narrativa. En esta historia era necesario un tipo como Fuller, con una estética pregnante y propia, para dotar a American Gods de la potencia visual que se merecía. Es claro que la serie va de menos a más, que el preludio es mucho menos interesante que lo que sucede una vez establecidos los bandos y que es necesario ver a los dioses en acción para terminar de engancharse.

No puedo dejar de mencionar el gran trabajo que hizo Brian Reitzell con el score original y la selección de músicos invitados para interpretar las  canciones que escuchamos a lo largo de la temporada. Desde esa primera versión de “In The Pines”, con Mark Lanegan, pasando por la original “Queen Of The Bored” (te amo, Shirley Manson), llegando a ese ensueño disco que es “Tehran 1979” en la voz de Debbie Harry.

El tema de la música es importante no solo por lo bien elegida que está, sino porque en el libro es fundamental, casi un personaje más. En la serie también juega un rol similar y me interesa destacar que es posible identificar cada episodio por la canción que suena en él ¿Podrían haber elegido más canciones mencionadas en el libro? Sí, pero precisamente en esta diferencia hay una modernización de aquel fin de los noventa en los que Gaiman escribió el libro a estos ya entrados 2000. Las canciones no son las mismas, pero de algún modo lo son, ya que la atmósfera que generan es muy similar a la que uno siente al leer.

Las apuestas están abiertas y los dioses están dispuestos a dar pelea por la fe de los hombres. Easter (Kristin Chenoweth) ha definido su lealtad, cayendo en el juego de Wednesday -mejor dicho, Odin-, dejando a los Estados Unidos sumidos en la infertilidad de la tierra. Shadow ya no duda y cree. ¿Por qué es tan importante Shadow? ¿Por qué Laura volvió a la vida? ¿Cuál será el rol de Bilquis en esta guerra? Habrá que esperar a la segunda temporada y creer en Fuller, creer que lo que está por venir es aún más cautivador que lo que vimos hasta el momento. Roguemos a los dioses de la ficción que así sea.

Ficha técnica

  • Género: Drama. Fantasía.
  • Adaptación de: “American Gods” de Neil Gaiman.
  • Creadores: Bryan Fuller, Michael Green.
  • Reparto: Ricky Whittle, Ian McShane, Pablo Schreiber, Bruce Langley, Emily Browning, Yetide Badaki, Gillian Anderson, Crispin Glover, Peter Stormare, Cloris Leachman, Orlando Jones, Omid Abtahi, Mousa Kraish, Kristin Chenoweth, Jeremy Davies.
  • Productor: Michael Green.
  • Productores ejecutivos:  Bryan Fuller, Michael Green, Neil Gaiman, Craig Cegielski, Stefanie Berk y Thom Beers.
  • Dirección: David Slade.
  • Guión: Bryan Fuller y Michael Green.
  • Cadena original: Starz.
  • En Argentina se puede ver por Amazon Prime.

Quién es quién en American Gods: Una guía de dioses y personajes

¿Sos fan de las series de televisión? Seguinos en Twitter o Facebook. También podes seguir a las chicas MEH!: LetiBellini o SoleVenesio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s