[NARCOS] 1*02 La espada de Simon Bolivar

Julep: Tuve varios encontronazos sobre Narcos en redes y, en líneas generales, es porque la odiaron. Es muy extraño ponerme en el lugar de “defensor” de algo cuando estoy tan acostumbrada a que soy la que no le gusta (Sí. Puedo admitirlo. Hay cosas de Breaking Bad que no me van, las últimas temporadas de GoT no me gustaron tanto, la tercera de Hannibal tiene mi pulgar-para-abajo). Así que voy a aprovechar esta charla para dejar mi opinión toda junta: ¿Creo que Narcos es la mejor serie del mundo? No. Pero sí creo que las críticas que he leído y le han hecho son bastante superficiales… ¿Puede no gustarte y solo por cuestiones que yo considero superficiales? ¡¡Sí!! Y de eso se trata todo esto. Que cada uno tenga su opinión, dé su opinión y se permita tener una opinión. A lo que voy es que, cuando encarás una conversación con alguien, le estás dando lugar a la opinión de ese alguien y hay que bancársela. Con cada capítulo que veo me resulta más y más molesto el acento no nativo del actor que interpreta a Pablo Escobar pero, si somos honestos, hemos visto series norteamericanas que tienen peores actores haciendo de latinoamericanos (Creo que SouthLAnd es una de las pocas que zafa en este punto). No me molesta que actores de “El Patrón del Mal” estén en NARCOS, es más, me da lo mismo. Y, como ya hemos demostrado, el elenco de NARCOS está repleto de latinoamericanos de habla español-nativo.
¿Sigue sin gustarte? Genial.
Este capítulo me pareció tanto o más interesante que el primero. Pero hay algo que no entiendo y que quizá vamos a ver más adelante… Se dice constantemente que NARCOS no es sobre Pablo Escobar sino sobre el cartel colombiano y yo, por ahora, lo que veo es la historia de Escobar. Sé que la formación de ese cartel se debe un 99% a él, pero por ahora no nos involucramos con los otros narcos más que de manera superficial.
Elle: No leí muchas críticas de Narcos, y en general la crítica “negativa” (la palabra crítica tiene una connotación tan negativa que mataría al niño Barthes) es sobre los acentos. Que sí, en Pablo me rompe mucho las pelotas porque le patina el portugués por todos lados. De ahí a que a alguien pueda parecerle una porquería por comparación, genial. Eso no invalida que lo que vos pensás, lo que yo pienso o lo que piensa el de Clarín (por poner un ejemplo boludo) sea errado o malo. Son puntos de vista y es entretenido hablar con otros de lo que vemos. Eso, para mí, enriquece la experiencia. Vamos, que es el espíritu mismo de este espacio: poner en relación con un otro, que piensa distinto, eso que yo pienso. Y desde ahí armar algo nuevo, un discurso no superador, sino más rico y con más matices. ¿Puede parecernos una pelotudez lo que alguien dice ‘¡¡Sí!! Pero a mí, a vos, no quiere decir que SEA una pelotudez. A veces me cuesta esta idea, porque tengo un poco en demasiada estima mi propia opinión, pero sabés que suelo hacer el mea culpa cuando hace falta.
En fin. Me enganché mal, a pesar de las maneras raras de hablar , la historia es recontra mil atrapante. Y no sé, no leí eso de que es sobre “el cartel”, acá eso fue una anécdota -zarpada, pero anécdota al fin-, que luego tiene otros momentos de relevancia. Pero acá el protagonista y sobre el que se hace hincapié, es Pablito (así le decía mi ex, otro de los que lo admiraba). 
 Elle: Mientras veía esto no podía dejar de pensar en los paralelismos con BB, porque si hablamos de laboratorios, lavar dinero y esconder el que es imposible de lavar (¡Enterrado! ¡En Sillones!). Todos los lugares por los que pasó Heisenberg son los que primero transitó Pablito.
Me gusta cómo muestran la dinámica entre Pablo y el Gacha. Cómo uno sabe que el otro no es de fiar, pero le resulta necesario, así que con correa corta, pero van.
Julep: Es que yo creo que la historia de Pablo Escobar inspiró a un 99% de los dramas mafiosos de la televisión. Tanto así como El Padrino o, mejor dicho, la mafia italiana de los años ‘40.
Yo estoy asombrada con en la cantidad de cosas que este grupo innovó como escondites para la droga. Uno ya está tan acostumbrado a hablar de mulas, pintura con cocaína, escondites en zapatos (y cuanta cosa sea posible)… que es raro ver la “inocencia” de los años 80. Por ejemplo, que no le llame la atención que un tipo vaya-venga de Colombia a US en el día.
 Julep: Creo que acá me sorprende lo mismo que ví en la película “El Clan”. ¿Cómo una familia entera está “ok” con el tema de que se hagan cosas ilegales (y de este nivel)? Ella caminando lo más piola, yendo a la facultad y sabiendo que toda la familia es narcotraficante… No sé, no me entra en la cabeza. Obvio que pasa. Pero no pierdo mi capacidad de asombro.
Elle: Tal cual. Que todos estén en la misma así como si fuera un emprendimiento de venta de velas. Que las cosas pasen en plena luz y nadie haga nada. Todo es sorprendente.
Miremos el lado positivo: nuestra capacidad de asombro sigue intacta =P
Elle: Lo que me generó este episodio en  muchos momentos fue la sensación de que los yanquis se creen que los latinos somos estúpidos o algo por el estilo. ¿Taaantos ordenanzas va a necesitar la embajada estadounidense? ¿Tan como monstruos hay que retratar a todos los espalda mojada, o como muertos de hambre? Como que les cuesta mucho mirar la paja en el ojo propio y la culpa de todos sus males es siempre de afuera. Es como largo de escribir, pero me invadió una especie de… Odio no, resentimiento tampoco… No sé. Difícil de explicar. Cerremos en asco.
Julep: Yo no creo que sea porque pensaran que “éramos estúpidos” porque, claramente, se daban cuenta que no podían tener tantos ordenanzas. Pero también creo que es medio limitado el trabajo en una embajada, ¿no? Digamos, en relación a puestos que no tuvieran algún cargo/poder policial.
Por otro lado, es cierto que Colombia-Bolivia son los países que más producen cocaína. Y ahí es donde a mí me sorprendió la serie cuando fue terriblemente crítica con la sociedad norteamericana al decir que a los políticos les empezó a preocupar cuando empezaron a notar que miles de millones de dólares se iba afuera del país.  
 Elle: ¡Arjonita is back! En forma de prosti.
Julep: Sip. Y no la pasa nada bien. 
 Elle: Hola, qué tal, venimos a armar un sindicato de la ilegalidad que se va a llamar Cartel de Medellín, que será recordado por siglos de los siglos.
Amé cómo mostraron todo esto. Mucho mejor este segundo episodio que el primero, con diferencia. A nivel tiempos y a nivel avance de la historia. Menos mal que lo miré con otra predisposición después de nuestra primer charla, está bueno sacarle carga para disfrutarlo de otra manera.
Julep: Yo sigo bastante encantada con la serie. Me había gustado el primero y este segundo simplemente confirmó que me gusta. Me encantó el discurso de él donde trata de justificar su liderazgo. 
 Julep: Odio estas escenas. Me dolió mucho verla así… Pensar en la cantidad de estas cosas que pasan.
Elle: Y pienso que hay gente que dice que la mayoría de las chicas que se prostituyen es porque les gusta. Balazo en la frente. 
 Elle: Eso en mi pueblo se llama “te fuiste al carajo con la venganza”. Creo que quedó claro que con Escobar no se jode. Ni con sus allegados.
Julep: Yo lloré de la risa con la escena del parque. Lloré. Cuando habla de “más juntitos”, “más juntitos” y está armando toda la escena para la foto es demasiado genial.
Elle: Me morí de risa porque me imaginé que era eso.
 Julep: Auch. Encima ese gato se ve demasiado real. 😦
Elle: Muy. Y lo que va a acarrear la venganza de este minino es impensable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s